Conectarse

Recuperar mi contraseña






Últimos temas
» SIN PENA NI GLORIA 2
Sáb Mar 15, 2014 8:40 pm por Ever Greenwood

» Protego RPG - ÉLITE, CAMBIO DE BOTÓN
Vie Jun 21, 2013 9:11 am por Invitado

» Pitch Perfect // Afiliación élite
Lun Mayo 13, 2013 8:30 am por Invitado

» University London College {Afiliacion Elite}
Mar Abr 30, 2013 4:00 am por Invitado

» Bleach Origins
Sáb Abr 13, 2013 10:46 am por Invitado

» Twilight Generation (NORMAL)
Sáb Abr 06, 2013 2:38 pm por Invitado

» The Book of Shadows {Afiliacion ELITE}
Jue Mar 28, 2013 1:23 pm por Harmony Pierce

» Sin pena ni Gloria
Miér Mar 27, 2013 7:26 am por Aless

» Addenbrooke's Hospital {Élite}
Dom Mar 17, 2013 7:14 am por Invitado

 Memento inferio rpg Photobucket Photobucket Photobucket Burke Psychiatric Hospital Photobucket Rol Pretty Little Liars The Fairy Tale Land

Ambientación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ambientación

Mensaje por Cassandra Blackwell el Sáb Mar 02, 2013 5:18 am

*Sé que es extenso... pero mejor tener aquí toda la historia a tener que buscar en google.

SALEM



HISTORIA


La ciudad de Salem fue erigida por colonos británicos en torno al año 1630, en la costa atlántica de USA, Nueva Inglaterra. Estaba gobernada y constituida sobre una gran base puritana, la población poseía un carácter muy conservador y la sociedad de la época estaba caracterizada por una fuerte creencia en el diablo. Según las leyes británicas que regían en el siglo XVII, practicar la brujería constituía un delito para las leyes estatales.

Todo comenzó con la aparición de un nuevo ministro religioso en la ciudad, el reverendo Samuel Parris, y su esclava llamada Tituba, adicta a la práctica de ritos religiosos afroantillanos.
La hija de los Parris, Elizabeth, de nueve años de edad, y su prima Abigail Williams, de doce, se interesaron por las creencias de Tituba, organizando algunas sesiones con ella y unas amigas. Las chicas enfermaron, y el médico de la población, William Griggs, al desconocer la causa de su enfermedad, diagnosticó un caso de brujería. Tanto Elizabeth como Abigail actuaban de forma extraña: gritaban, arrojaban cosas, lloraban sin razón o corrían en cuatro patas, como perros.

El 29 de febrero, bajo la presión de los magistrados Jonathan Corwin y John Hathorne, las niñas acusaron a tres mujeres de haberlas poseído: Tituba, la esclava caribeña del reverendo Parris; Sara Good, una vagabunda, y Sarah Osborne, una anciana mendiga. La cacería de supuestas arpías estaba en marcha. De las tres mujeres, sólo Tituba admitió ser bruja, declaró que el demonio la había convertido en su esclava, y la existencia de un hombre de Boston, el cual fue identificado como Jhon Proctor, que poseía el libro sagrado, un libro que contenía los nombres de todos los brujos y brujas que habitaban el Salem. 

Tras instalarse la paranoia de que el Diablo estaba actuando entre los habitantes del pueblo de Salem, se desató una cadena de acusaciones. Las primeras inquisidoras fueron las niñas Parris, que se dedicaron a inculpar a su antojo. Comenzaron a existir tantas personas, especialmente mujeres, acusadas de brujería, que se creó un tribunal especial que se centraba en esta caza de brujas, presidido por el juez William Stoughton.. Se estableció una regla: todo acusado que se negase a declarar, o que no reconociese que practicaba la brujería, era declarado culpable y condenado a la muerte, sin prueba alguna.

El infierno duró casi nueve meses, durante los cuales ahorcaron a 19 personas, una fue lapidada, varias fallecieron en la cárcel y cientos sufrieron tortura. Como solo los que se negaban a declarar eran ejecutados, Tituba se salvó y luego fue vendida por Parris.
Cuando las acusaciones de brujería empezaron a afectar a las clases altas de Salem, el pueblo comenzó a recobrar la cordura. En octubre de 1692 el gobernador de Nueva Inglaterra, William Phipps, ordenó que cesasen los arrestos y liberó a los encarcelados.

Muchas de las familias torturadas o que habían perdido a sus miembros a causa de la caza de brujas, huyeron de Salem, por temor a lo que pudiese ocurrir. Tituba dejó de practicar sus ritos y fue esclavizada y ultrajada, durante casi diez años. Una noche del verano de 1722, Tituba se despertó en su alcoba presa de un calor abrasador, su cuerpo convulsionaba y para cuando pudo reaccionar, había cambiado por completo. A pesar de tener ya 42 años, edad considerable en aquella época, sentía una energía inmensa a través de sus venas. Extendió una de sus manos hacia una silla de madera, y en pocos segundos el mueble estalló en llamas. Estaba convencida de que el mismo Diablo le había otorgado poderes inimaginables, y sabía cual era su cometido: desatar el horror sobre todos aquellos que se habían creído justicieros en Salem. Valiéndose de sus nuevas habilidades, Tituba logró encontrar el libro sagrado de Jhon Proctor, que contenía los nombres de las brujas y brujos de Salem. Abandonó Boston y emprendió la búsqueda de las 13, las descendientes de las 13 mujeres ahorcadas por brujería 10 años atrás. No todas habían tenido descendencia, otras ya habían perecido. Tituba recorrió toda la bahía de Nueva Inglaterra y logró encontrarse con 7 mujeres, todas descendientes de la masacre de Salem, y cuyas madres realmente habían practicado la brujería. Con extraña rapidez, fueron convencidas por Tituba de que debían restablecer el orden, y que los castigadores debían ser castigados, haciéndoles pagar lo ocurrido a sus antepasadas.

En diciembre de ese mismo año, en la llamada “noche del averno”, las 8 mujeres llegaron a Salem y convocaron a los ciudadanos en la plaza principal del pueblo. Tituba tomó la palabra, y tras un discurso lleno de resentimiento, se desató una nueva matanza. Algunos aseguran que Tituba se rodeó de un aura roja, y que de sus manos salían llamas centellantes que se extendían con sólo alargar el brazo. Elizabeth y Abigail Parris fueron las primeras en morir, quemándose vivas sin posibilidad de escape. El resto de la noche sólo son retazos de gritos y pánico; la hermandad de las 7, que así se hizo llamar, persiguió a cada uno de los supervivientes responsables de la caza de brujas, acabando también con esposas y varios de sus descendientes. Tituba permaneció en el centro de la plaza, contemplando eufórica la caída de sus enemigos. Pero para ella todavía no era suficiente. Tituba sabía que el final estaba cerca, y no deseaba una única noche de escarmiento, quería que las familias que la increparon nunca alcanzaran la paz. Con este fin lanzó una maldición, que recaería sobre las líneas de sangre de todos aquellos que formaron parte del Tribunal de la caza de brujas. Los hijos varones de éstas, podrían adquirir el gen de la licantropía, condenándolos a ser unas bestias despiadadas cada noche de luna llena, y haciéndoles recordar a aquel pueblo su crimen. Cuentan que tras los últimos gritos de las víctimas, a hermandad de las 7 volvió a reunirse a la plaza, y que con las luces del alba alcanzaron a ver el cuerpo de Tituba desvanecerse ante ellas, en una especie de humo denso, no sin antes poder ver el fuerte sentimiento que reflejaban sus ojos rojos: victoria.

Creado por Frozen •



ACTUALIDAD

Salem, 1752

Han pasado 50 años desde la venganza de Tituba, nos encontramos en el mismo pueblo de Salem, en 1752. La mayoría de las brujas de la hermandad han fallecido, aunque han tenido descendencia, hijas y nietas, estas últimas son las que ahora tienen los poderes mágicos más latentes. Las generaciones han pasado, parte del pueblo recuerda la historia de las brujas de Salem, la caza y la venganza de aquella esclava, pero más como una leyenda que como una realidad. . Pero la noche del averno trajo consecuencias, los pactos con el diablo siempre dejan un rastro, y la actuación de Tituba no hizo más que abrir una puerta al inframundo, convirtiendo el pueblo de Salem en un hervidero del mal. Los demonios parecen tener predilección por este pueblo, seguramente aprovechando sus antecedentes de magia negra. Cantidad de vampiros son atraídos también por el lugar, conscientes de que en Salem será más difícil que nadie descubra su condición. Por no hablar de la maldición del gen del licántropo, latente en las familias descendientes del jurado. Ante tal confluencia del mal, no es de extrañar que seres benévolos alados traten con más o menos esfuerzo equilibrar la balanza del mal. La pregunta es... ¿lo conseguirán?

Creado por Frozen •


Spoiler:
Fuente de la historia de la caza de brujas:
http://suite101.net/article/las-brujas-de-salem-a11893#axzz2MDZZbYtr
El resto de la historia, la venganza de Tituba, es ORIGINAL del foro, y está prohibida su copia/divulgación.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.